Los niños y su visión

Los niños, al igual que los adultos, tienen defectos en la visión. Pero a diferencia de los adultos, es difícil que un niño sepa distinguir si ve bien o mal. Si han visto siempre así, no van a saber cuál es la diferencia. Por esta razón en casa debemos estar muy atentos, porque cuánto antes detectemos el problema antes vamos a poder intentar solucionarlo. 

Los problemas más normales en los niños, son los defectos refractivos. Cómo estos no son los únicos defectos que nos encontramos en consulta, vamos a explicar un poco en qué consiste cada uno de ellos. 

  • Estrabismo: los ojos del niño no están coordinados y uno de los ojos apunta hacia afuera o hacia dentro normalmente. La información que aporta el ojo torcido es normalmente “eliminada” del cerebro para que el niño no vea doble. Detectar el estrabismo y tratarlo permite que el niño recobre una buena visión. 
  • Ambliopía u ojo vago: es un problema de visión en el cual la agudeza visual de uno de los dos ojos no alcanza el 100% sin causa aparente. Este defecto de la visión afecta a la binocularidad y a muchas otras habilidades visuales necesarias para tener una función visual óptima. Podemos ser alertados de este problema por la colocación de la cabeza o por el guiño habitual de uno de los ojos. 
  • Hipermetropía: es error del enfoque visual que se manifiesta generalmente con una visión borrosa en cerca. El continuo esfuerzo de acomodación puede provocar fatiga visual, picor de ojos o dolores de cabeza. 
  • Miopía: es un problema de enfoque que afecta a la visión lejana. Los síntomas pueden presentarse en la infancia y aumentar con el paso del tiempo al producirse cambios en la graduación. 
  • Miopía evolutiva: desde que aparece este problema va evolucionando hasta la edad adulta. Es importa hacer un seguimiento más exhaustivo en estos casos, para que la corrección adecuada, se recomiendan revisiones semestrales. En estos casos recomendamos tratamientos de control de miopía a través de lentes de contacto, blandas u ortok. 
  • Astigmatismo: es un defecto en la visión que se produce porque la córnea no presenta la misma curvatura en todas sus zonas. Por eso este problema afecta tanto a la visión de lejos como a la de cerca. Al tener una visión deformada de los objetos, a veces es habitual tener dificultades para apreciar detalles pequeños. 

Para cada defecto de la visión del niño encontramos una solución. Lo más importante es que tan pronto se detecte cualquier sintomatología, se realice un examen visual completo. La mayoría de las veces, con poner gafas o lentillas se soluciona el problema. Y en otras ocasiones hay que complementarlo con un tratamiento de terapia visual. Es posible que tengas dudas sobre lo que acabas de leer o que a tu hijo nunca le hayan hecho un examen visual, por eso te animamos a que nos llames al 915016095 o a que nos mandes un mail a info.opticalialazaro@gmail.com

¡Queremos conocerte a ti y a tu hijo!